Trasplante capilar: humano vs máquina

Humano vs máquina: Trasplante capilar

El trasplante capilar es la máxima solución a la calvicie, pues logra resultados permanentes con un aspecto completamente natural. Sin embargo, la innovación médica sigue trabajando con la meta de hacer el trasplante capilar aún mejor.

Durante la última década se han desarrollado varias máquinas que ayudan a los médicos especialistas a realizar el trasplante.

Con muy poca intervención humana, la máquina puede escanear el cuero cabelludo del paciente, encontrar los mejores cabellos a extraer y luego realizar la extracción de los folículos individuales. El proceso de implantación continúa de forma manual, donde los folículos enteros son insertados en incisiones hechas previamente.

Al estandarizar el proceso, los sistemas automatizados pueden trabajar más rápido que una persona, por lo que el paciente logra ahorrar tiempo al realizarse el tratamiento.

La era de los robots

Ante estas nuevas tecnologías es natural preguntarse: ¿Pueden las máquinas de trasplante capilar reemplazar a los médicos especialistas?

La respuesta a esta pregunta es: aún no. Aunque un trasplante capilar hecho con una máquina puede ser más rápido, carece de la sensibilidad de un humano especialista.

Las máquinas pueden extraer los folículos más rápido, pero también suelen maltratar los folículos o dañarlos por completo. Cada folículo es preciado, los médicos especialistas se enfocan en cuidar cada uno de ellos.

Los sistemas automáticos de extracción capilar no pueden ajustarse al ángulo natural de cada cabello individual y hacen todas las extracciones de forma perpendicular. Esto causa que algunos folículos se corten y no se puedan utilizar. También el propio calor de la máquina suele dañar los folículos adyacentes y los extraídos.

Al usar un sistema automático, el proceso de implantación es distinto. En lugar de usar el implantador patentado de DHI, se realizan varias incisiones y se insertan los folículos con pinzas, sin la posibilidad de elegir la profundidad, ángulo y dirección de cada cabello.

Las ventajas de DHI

En el método DHI no se usa ningún sistema automatizado y todo el procedimiento se realiza por un médico especialista. Usando agujas de 1mm o menos de espesor, el médico puede extraer e implantar cada folículo considerando su dirección, profundidad y ángulo.

Esto asegura que cada folículo implantado tenga una efectividad hasta del 97% y que el resultado sea de aspecto completamente natural, sin causar cicatrices en el cuero cabelludo.

Estos sistemas automatizados son muy interesantes, pero se quedan cortos ante los humanos. Las máquinas no tienen capacidad para adaptarse y sólo repiten un proceso de forma mecánica.

En DHI comprendemos que cada trasplante capilar es único y que diseñar una cabellera es una especie de arte. Esto es algo que las máquinas todavía no nos superan.

Si quiere aprender más sobre el método DHI, puede aprender aquí.

 

DHI al detalle